–Endriagos. Por todas partes. Es nuestra herencia de oscuridad por jugar con la vida de las personas. Sangran. Gritan. Pero no mueren. Nos creíamos superiores. Dioses. Pero ahora no hay salida. Noto tiritar mi alma. ¿Qué ha sido eso? –calló de pronto: «¿Están cerca? ¿O se alejan? », pensó asustado. Las garras de algún enorme animal rechinaron en la distancia–. Se alejan… gracias a Dios. No hay tiempo… Construimos torsos humanos con la composición molecular de lagartos, leones y orangutanes gracias a la sustancia Godwin. Fuimos imprudentes. El proyecto Shelley fue un error. Se acaba el tiempo, espero que podáis mandar ayuda.

La puerta del laboratorio se abrió de golpe. La luz del ordenador permitió ver una aberrante forma humanoide, con los rasgos de una mujer otrora bella. La quimérica figura se incorporó en el vano de la puerta sujetándose en un brazo que terminaba en garra. La avidez de sangre deformaba la belleza que pudiera haber existido en sus ojos algún día.

–Mary… ¿No me reconoces? –sollozó–, lo hice por ti, solo por ti. Cariño…

En la pantalla del ordenador el mensaje de error brillaba con el mismo carmesí que el crúor del hombre. Al fin muerto.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contáctanos

Déjanos un mensaje y te responderemos cuánto antes.

Enviando

©2017 Bar Retro Gamers - ¡Juega mientras te relajas bebiendo y comiendo!

Por Rubén Arroyo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?